La importancia de las vacunas

importancia de estar vacunados

Las vacunas constituyen una de las medidas sanitarias de mayor importancia para evitar un conjunto de enfermedades prevenibles, que antes causaban grandes epidemias, muertes y secuelas. Las vacunas salvan 3 millones de vidas cada año a nivel mundial.

Las barreras naturales

Los patógenos (bacterías, virus, parasitos u hongos), están en nuestro entorno y son los organismos responsables de causar enfermedades e incluso la muerte. El cuerpo cuenta con barreras naturales para defenderse ante estos, como las mucosas, la piel y los cilios (órganos microscópicos filiformes que expulsan los residuos de los pulmones). Cuando un patógeno logran infectar un organismo suceptible, se activa nuestra sistema inmunitario para intentar destruirlo. Sin embargo, el cuerpo en ocasiones no cuenta con los anticuerpos necesarios para llevar a cabo esta tarea de forma efectiva.

¿Cómo funcionan las vacunas?

Cada patógeno consta de varias partes, por lo general exclusivas de ese patógeno específico y de la enfermedad que causa. Las vacunas tienen en su composición una parte debilitada de un patógeno, al cual se lo conoce como antígeno. Los antígenos son los responsables de generar anticuerpos.

A través de las vacunas el cuerpo produce anticuerpos para protegerse, provocando una respuesta inmunitaria a enfermedades específicas. Además el cuerpo crea celulas de memoria generadoras de anticuerpos. Las cuales se mantienen vivas incluso despúes de que los anticuerpos hayan derrotado al patógeno. 

De modo que, si una persona llegará a verse expuesta en un futuro al patógeno peligroso, el sistema inmunitario ya estará preparado para detectarlo y combatirlo. Responderá de forma inmediata y lo protegerá contra la enfermedad.

¿Cómo funcionan las vacunas?

¿Qué es la inmunidad colectiva?

Cuando una persona esta vacunada contra una enfermedad, se dice que está inmunizada. Ahora bien, no todas las personas se pueden vacunar, ya sea porque tienen enfermedades que debilitan sus sistemas inmunitarios (por ejemplo, cáncer o VIH), porque tienen alergías a ciertos componentes u otros motivos.

Sin embargo, dichas personas pueden estar protegidas si viven en una comunidad inmunizada. Cuando un número suficiente de personas está inmunizado la circulación del patógeno se dificulta y en ocasiones tiende a desaparecer.

De este modo, la «inmunidad de colectiva» o «inmunidad de rebaño» es la protección indirecta que las personas inmunes a una enfermedad brindan a quienes no lo son.

Cuantas más personas estén vacunadas, menos probable será que una persona que no puede protegerse corra riesgos.

Instagram
WhatsApp chat