La importancia de Consumir Agua

la importancia de consumir agua

El 60% de tu cuerpo es agua. Mantenerte hidratado es fundamental para el desarrollo de las funciones vitales del organismo.

¿Cuáles son los beneficios de tomar agua?

El agua ayuda a:

  • Regular la temperatura y la presión arterial
  • Mantener la piel hidratada
  • Lubricar artículaciones y órganos
  • Eliminar toxinas a través de los riñones
  • Previene y alivia dolores de cabeza
  • Controlar y prevenir el sobrepeso, la obesidad y la diabetes

Según estudios recientes una inadecuada hidratación afecta el estado de ánimo. Beber más agua mejora el humor, reduce la tensión, aumenta la calma, y las sensaciones positivas de felicidad.

¿Cuánta agua debemos consumir?

En líneas generales se recomienda beber 2 litros (8 vasos de agua) por día. Asimismo, existe una fórmula, propuesta por la Organisación Mundial de la Salud (OMS), para determinar la cantidad exacta que debe consumir diariamente un adulto sano según su peso.

Se calcula a través de la siguiente fórmula: 35 ml x Kg de peso.

De este modo, una persona de 50 kg necesita 1,7 litros; una de 60 kg, 2,1 litros; una de 70 kg, 2,4 litros; y una de 80 kg, 2,8 litros de agua por día.

Sin embargo, la cantidad de agua necesaria depende además de otros factores como la edad, salud, las actividades diarias y el clima. Si una persona se encuentra enferma, hace calor o ejercicio físico, necesitará beber más.

En el caso de las personas que practican algún deporte, para saber qué cantidad de líquido adicional que deberían consumir pueden aplicar esta otra fórmula: 1ml x Kcal gastada.

Por ejemplo, en una clase de crossfit se queman alrededor de 800 calorías. Con este criterio entendemos que se deberían consumir 800 ml adicionales, (casi un litro más) de agua que el que nuestro cuerpo necesita por nuestro peso.

Es importante hidratarse durante y después de la actividad física.

En el caso de los niños la recomendación diaria es de aproximadamente 1,1 litros por día, idependientemente de si tengan sed o no.

Los ancianos suelen percibir menos la sensación de sed, por lo cual beben menos. Lo ideal es que al menos ingieran 1,5 litros de agua para evitar las consecuencias de la deshidratación.

Deshidratación e Hiperhidratación

El cuerpo es capaz de regular la cantidad de agua en su sistema, reteniendola cuando no tenga suficiente o eliminarla cuando tenga demasiada.

La mejor forma de identificar el grado de hidratación, es a través de la orina. Para ello, es importante determinar la frecuencia con la que se orina y su coloración. El color amarillo muy claro, es un indicador de buena hidratación. Pero, cuando la orina es de color amarillo muy oscuro y posee un olor fuerte, es un síntoma de deshidratación.

Sin embargo, beber agua en exceso es tan negativo como no beber la suficiente. 

La hiperhitratación (sobrehidratación) sucede cuando el organismo recibe más agua de la que puede eliminar. De este modo, la ingesta diaria recomendada corresponde a la cantidad que tus riñones y tu corazón pueden procesar. El consumo en exceso puede provocar una disminución del sodio en sangre, lo que puede ser peligroso.

Instagram
WhatsApp chat